La grieta y el divide y reinarás

Hace unos meses lamentablemente perdí un amigo que quiero y que admiro. Solo porque entendió que pensábamos diferente.

En mis viejos tiempos de militancia política me enriqueció compartir proyectos con personas que en apariencia pensaban diametralmente diferente.

Profesionalmente NO ACEPTO trabajar con quienes no son capaces de discutir ideas conmigo o plantarse cuando me equivoco.

Tenemos que entender que “Nadie se equivoca queriendo, todos tomamos decisiones correctas con información equivocada“.

Las discrepancias lógicas que podemos tener, son cuando nos tocan intereses.

En el resto de los casos debemos dialogar compartir la información que fundamenta nuestras decisiones, escuchar las del otro y seguramente llegaremos a las mismas conclusiones.

Pero hemos perdido el dialogo, el debate como virtud y la capacidad de escucha.

Nos arrojamos noticias y fake news para justificar lo que sea.

La incomprensión y el egoísmo está a la orden del dia.

Esto no es casual es una nueva versión de la antigua estrategia del “divide y reinarás”

Las grietas y discrepancias que me duelen no son entre los pocos interesados entre un bando u otro sino la pelea entre millones de personas que compartimos intereses y visiones del mundo que somos funcionales a estas estrategias.

Gandhi dijo “La realidad no es culpa de unos pocos malvados, sino de los millones que no hacemos nada para cambiarlo

Los relatos son útiles para quienes los redactan.

Era virtuoso tener muchos hijos cuando los necesitaban para la guerra, estaba de moda separarse para que compremos 2 de todo y aumentar el consumismo. Hoy lamentablemente el aislamiento parece ser ley.

Donde hay una discusión hay al menos 2 personas equivocadas, incapaces de encontrar la verdad en el otro.

Todo pensamiento propio debe contener y respetar aciertos y verdades de un lado y de otro. Por ejemplo los nacionalistas tienen razón en reivindicar su cultura y se equivocan en perseguir o marginar a quienes no la tengan.

Si nos quieren enfrascar en relatos nos encierran en la ignorancia y el aislamiento que es funcional para alguien.

El egoísmo y la incomprensión como doctrina se traduce en la destrucción de la familia, las amistades y hasta todo tipo de posturas extremistas.

Lo diferente nos enriquece, si somos capaces de escuchar y entender al otro, tendremos grandes amores, amistades sólidas, empresas super competitivas y pueblos unidos.

Para mitigar el “Sesgo de confirmación” que solo nos permite ver en lo que estamos de acuerdo, debemos forzarnos en escuchar e identificar la verdad en el otro.

Toda verdad es ambigua y contradictoria, si vemos 10 virtudes debemos ver 10 defectos, si no los vemos seguramente nos estamos equivocando.

La percepción de la verdad no se siente gritando, se siente con una sonrisa calma de entender las contradicciones de toda posición.

En el libro analizamos este y muchos otros aspectos y funcionalidades del PODER y especialmente como operan las diferentes técnicas de dominación, cuando nos ayuda, cuando nos perjudica y cómo sobreponernos a él. Estas y tantas dudas más podrá encontrar en el libro “PODER desde el NO poder” donde aprenderá a entenderse a sí mismo y a situaciones para que a los malvados no les sea tan fácil.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *